CONÉCTATE CON NOSOTROS

Provinciales

Proyecto Caí: investigan la intrusión de la especie en cultivos agrícolas

Un grupo de investigadores argentinos y de varios países, intentan salvar al mono caí ante su constante intrusión en plantaciones agrícolas de nuestra provincia.

Un grupo de investigadores argentinos y de varios países, intentan salvar al mono caí ante su constante intrusión en plantaciones agrícolas de nuestra provincia.

La Dra. María Paula Tujague, perteneciente a la Facultad de Ciencias Forestales (UNaM) y del Instituto de Biología Subtropical (IBS – Nodo Iguazú), CONICET, estudia hace varios años el comportamiento y la salida de su habitad natural de los monos caí en nuestra provincia, con avances significativos en la materia.

Uno de los principales conflictos que se dan a la hora de evaluar la situación, es la presentada por los empresarios madereros, ya que los monos caí dañan las plantaciones de pinos, generando un serio problema de intereses entre lo ecológico y el daño económico.

Las casi un millón de hectáreas de plantaciones de pinos de Misiones y Corrientes reemplazaron ambientes que antes eran utilizados por miles de especies de plantas y animales. Algunas de éstas aún pueden usar el ambiente transformado. Pero a veces lo hacen utilizando a los pinos como alimento, de manera que pueden transformarse en plagas forestales. Es como si estas especies estuvieran reclamando el hábitat perdido de una forma estridente. Como diciendo: ¡Devuelvan lo nuestro!

Entre las plagas forestales, las más conocidas son las hormigas cortadoras, que representan un dolor de cabeza para los productores forestales. Y también la avispa barrenadora de los pinos, que daña la madera de estos árboles produciendo grandes pérdidas económicas. Quizá la menos conocida de estas “plagas” es el mono caí, un primate que habita las selvas de Sudamérica. En el sur de Brasil y en Misiones, el mono caí puede descortezar pinos en plantaciones forestales, produciendo cuantiosas pérdidas económicas, ya que el descortezado retrasa el crecimiento de los árboles y puede llegar a matarlos. En áreas afectadas del sur de Brasil se han estimado pérdidas económicas por este primate de hasta un 45 por ciento.

Es en este sentido, que, para responder la pregunta anterior, la Dra. Tujague y un grupo de científicos del Instituto de Biología Subtropical (IBS, CONICET), llevan adelante un proyecto de investigación sobre la ecología de los monos caí en plantaciones de pinos del norte de Misiones. El objetivo de este proyecto es entender por qué consumen la corteza interna de los pinos y evaluar la efectividad de una técnica que podría mitigar este problema.

Para ello, estudian cómo usan los monos un paisaje dominado por plantaciones forestales e intentarán alterar sus movimientos mediante fuentes de comida artificial dispuesta de manera específica y así evitar que se acerquen a las forestaciones durante el período del año en que producen más daño.

Quizá lo más interesante de ese estudio es que al revisar las hipótesis, es decir, las ideas que los investigadores han propuesto para explicar por qué los primates consumen la corteza de árboles en plantaciones, ninguna es del todo satisfactoria. La idea favorita es que lo hacen cuando escasean sus alimentos naturales; cuando pasan hambre. Sin embargo, generalmente los primates atacan las plantaciones de pinos durante períodos de abundancia de alimentos, lo que nos lleva a descartar esta idea.

Continuar leyendo...