CONÉCTATE CON NOSOTROS

Provinciales

¿Nos quedamos sin yerba? Advierten faltante de la materia prima

La industria yerbatera está pasando un momento muy difícil, el ingeniero agrónomo Luis Prietto, comentó a Iguazú News lo que está sucediendo actualmente con la sequía histórica que afecta a toda la región.

Ing. Prietto

En diálogo con Iguazú News, el Ingeniero Luis Prietto, manifestó que la situación por la sequía es complicada “estamos atravesando una sequía histórica en la región argentina, los daños son muy graves porque tenemos un déficit hídrico, las plantas se mueren por falta de humedad en el suelo y el ambiente”.

Según manifestó, hubo pérdidas de hasta el 70%, “las plantaciones de años se nos están muriendo, hay otras que están resistiendo, pero entran en un estado de marchites permanente. Lo que ocurre es que se cae y nos queda solo la estructura que es el palo que no es comercializable”.

Además, agregó “con el escenario que hay en este momento, habrá un faltante del 40% o 45%, es verdaderamente preocupante, sobre todo para aquellas personas que comenzaron con una marca nueva, ellos deberán dar pasos muy firmes. Primero para no desatender a sus consumidores, y segundo para poder ofrecer un producto que se acerque a la calidad que están proponiendo”.

Pronóstico a futuro

Una de las recomendaciones que realiza el especialista es “una de las políticas que hay que aplicar es plantar yerba todo lo que se pueda, porque todo lo que se plantó en los últimos tres años el 80% están desaparecidas. Las plantaciones que hubieran sido un aporte de hoja verde a la actividad, hoy no existen.”

Por otra parte, explicó “necesitamos replantearnos esta situación, organizarnos en este nuevo esquema de clima que se nos instaló intentando buscar soluciones para salir de esta crisis que afecta a toda la familia yerbatera”.

Asimismo manifestó “yo estimo que para restablecer la normalidad de las plantaciones, va a tardar entre diez a quince años para poder recuperarse. Una planta que ya se está muriendo, le tomará mucho tiempo recuperarse. Desde la semilla, hay que hacerlo germinar, producir el plantín, esperar un año en vivero, traerlo al campo y esperar de seis a diez años para que la planta estabilice su esquema de producción”.

Además, sostuvo que la pérdida económica que está teniendo la zona productora de yerba mate es extraordinaria. “El productor yerbatero es una persona capaz de sortear estas situaciones. La gravedad de esta sequía hace 70 años que no ocurría. Se va a tener que hacer valer de conocimientos tecnológicos y de ayuda para poder paliar esta situación.”

“Terminó el tiempo de trabajar a la bartola”

Como declaró el ingeniero, los productores tienen que pedir ayuda a las instituciones especializadas ”la actividad yerbatera es de precisión, si erramos perdemos plata, eficiencia y el recurso más valioso que tenemos que es la planta.”

Por último, concluyó “hay muchos profesionales que saben, debemos trabajar con el concepto de la sustentabilidad e intentar que el monte vuelva a entrar a las chacras. No debemos expulsar al monte para hacer un yerbal, debemos convivir y poner veinte a treinta árboles por hectáreas, la naturaleza es sabia”.

Continuar leyendo...